Los creadores del cifrado de clave pública, galardonados con el prestigioso premio Turing

La Association for Computing Machinery (ACM) anunció ayer a los ganadores del 2015 ACM Turing Award, para muchos considerados el premio Nobel de la informática. Whitfield Diffie y Martin E. Hellman, responsables del célebre sistema de intercambio de clave pública que lleva sus nombres, fueron galardonados con ese premio y con un millón de dólares.

Ambos se tienen bien merecido el premio porque el protocolo criptográfico Diffie-Hellman se ha convertido en la base del cifrado moderno. Este protocolo permite establecer claves entre partes que no han tenido contacto previo usando un canal inseguro y de manera anónima. O lo que es lo mismo: aportaba seguridad y confianza a los dos participantes de cualquier transferencia incluso cuando esta se realizaba a través de un canal inseguro.

Un premio merecido para una tecnología vital en nuestras vidas

El artículo que ambos publicaron en 1976 en la revista IEEE Transactions on Information Theory estos investigadores sentaron las bases de un sistema queluego se aprovecharía en desarrollos como el cifrado PGP o el protocolo seguro TLS.

El uso del cifrado de clave pública (o cifrado asimétrico) se basa en el uso de dos claves: la primera, pública y que se puede compartir libremente. La segunda, una clave privada y secreta. Solo la combinación de ambas permite descifrar la información que se transfiere entre los pares que participan en la comunicación, un concepto que permitía aportar seguridad a las comunicaciones de forma sencilla y muy potente.

El premio llega para una tecnología que precisamente es objeto de debate por parte de agencias, gobiernos y expertos: el cifrado de las comunicaciones se ha convertido en el pilar fundamental para proteger la privacidad y seguridad de esas transmisiones, pero la excusa de la lucha contra el terrorismo y el ciberterrorismo hace que algunos planteen que el cifrado y la protección de nuestros dispositivos -aquí es inevitable hablar de la batalla legal entre Apple y el FBI- deberían ser eliminados de la ecuación.

FUENTE:xataka

About the author : Karla Samaniego