Samsung le dice adiós al desarrollo de la pila de hidrógeno

Samsung le dice adiós al desarrollo de la pila de hidrógeno confirmando que esta tecnología no tiene ni tendrá futuro para sus intereses, algo que han confirmado todos los fabricantes que se lanzaron a esta aventura con las cancelaciones de casi todos los proyectos de futuro basados en la pila de hidrógeno.

Toyota, Mercedes Benz y Honda (entre otros fabricantes) han invertido ingentes cantidades de dinero en desarrollar algo que muchos hemos calificado como innecesario puesto que ha llegado tarde, sin opciones de futuro y con costes tan elevados que no se puede justificar su inversión. Esta es la carta de presentación de la pila de hidrógeno, tres atributos a los que hay que unir que el coche eléctrico ya es el presente y tiene a todos los fabricantes tanto de vehículos como de componentes en pleno desarrollo, y por ello Samsung ha confirmado que no continuará su apuesta por este tipo de vehículos: no son rentables y prefieren centrar esfuerzos en ser líderes en creación de baterías para coches eléctricos.

Samsung SDI está en medio de un complejo proceso de reestructuración interna para buscar la rentabilidad de las inversiones y por ello han confirmado que seguir apostando por una energía que no está siendo desarrollada por los fabricantes de vehículos no tiene sentido. En mi opinión, el sector del motor ha hablado: coches eléctricos sí, coches impulsados con pila de hidrógeno no. Pero además ninguna tecnología puede subsistir con una dependencia tan exagerada de las ayudas públicas a todos los niveles, si el coche eléctrico las necesita imaginad la pila de hidrógeno.

Hemos decidido abandonar los proyectos relacionados con el hidrógeno ya que las perspectivas de negocio no son buenas.

Pero Samsung no solo se centraba en crear sistemas de pila de hidrógeno para coches sino que experimentó en otros campos como en las computadoras e incluso smartphones. Las baterías de litio revolucionaron hace muchos años estos dos sectores y el hidrógeno quedó relegado como un sueño para la industria del motor: rellenar el depósito del coche solo con agua.

Dentro de la reestructuración de Samsung se dará importancia al desarrollo de baterías de litio con una nueva inversión superior a los 2.000 millones de euros en los próximos cinco años, justo el plazo de tiempo necesario para que en 2020 con el previsible boom del coche eléctrico, para convertirse en los líderes del sector, una guerra complicada con LG, Panasonic y Tesla como principales actores en este segmento.

El coche eléctrico ya es una realidad, es el presente gracias a que todos los implicados en el desarrollo del futuro de la industria del motor están alineados con el mismo objetivo: abandono del petróleo en favor de la electricidad. ¿Cuál será la posición del resto de fabricantes que ya de forma minoritaria siguen confiando en una tecnología sin apoyos ni gubernamentales ni de proveedores de piezas?

FUENTE:hipertextual

About the author : Karla Samaniego