Google no engaña: nuestro iPhone nos parece más lento cuando Apple presenta el nuevo

Pero en realidad eres tú el que quieres que parezca más lento.

No falla. A cada lanzamiento de nuevo iPhone o de nuevo sistema operativo de Apple, las búsquedas relacionadas con la supuesta lentitud de los iPhone anteriores se disparan. Y es que, por mucho que sea de admirar que Apple siga actualizando terminales con tres y cuatro años a sus espaldas con nuevas características, en el pasado algunas actualizaciones, sobre todo en terminales antiguos, daban al traste con la fluidez y el rendimiento con el que esos terminales llegaban al mercado.

Apple ha mejorado enormemente la fluidez de los nuevos sistemas operativos en terminales más antiguos, tanto en términos de rendimiento como en el peso de las actualizaciones (el famoso problema de los iPhones de 16GB que no podía actualizar), pero lo cierto es que todavía se arrastra esa idea de que cuando sale una nueva update o un nuevo terminal, el iPhone anterior empieza a ir más lento.

En parte, con los terminales más antiguos sí que existe una degradación de la fluidez, por ejemplo, iOS 10 en un iPhone 5; pero en términos generales está más relacionado con las apps de terceros, que suelen estar optimizadas para terminales más nuevos en las que de verdad se nota la caída del rendimiento, y de ahí, vamos sumando. Lo cierto es que más allá de eso, no existe una caída general del rendimiento, más allá de la percepción del usuario.

Con cada nueva generación de terminales o sistemas operativos, las búsquedas de los usuarios de Apple que contienen el términos “iPhone Lento” o “iPhone Obsolescencia” se disparan. Las teorías de las conspiración sobre que Apple hace los móviles antiguos más lentos empiezan a poblar los foros y las secciones de comentarios de los medios de las formas más variopintas. Básicamente, como con cada lanzamiento de Apple, el asunto se polariza tanto que termina embocado en una discusión sin tino y sin fundamento entre detractores y simpatizantes casi al nivel de la homeopatía o los chemstrails.

iphone-lento-600x300

La obsolescencia programada no es lo que crees

No es el momento ni el lugar para explicar el porqué una empresa planifica sus productos teniendo en mente la obsocelencia programa, es una majadería, pero básicamente el funcionamiento del mercado y la teoría económica básica lo tiran por tierra en el momento en el que existe competencia en el mercado. Jeremy Bulow, el prestigioso profesor de Standford publicó un articulo muy interesante (disponible a través de Oxford Journal) en el que, ya en 1986, establecía que, la planificación de productos con vidas ineficientemente cortas no cabía en los mercado competitivos actuales.

Básicamente, lo que el bueno de Bulow decía en su artículo es que, acortar la vida de los productos de forma artificial solo tiene incentivos en un mercado monopolista en que nos existe competencia ni su amenaza. En el momento en el que los consumidores tienen la opción y los incentivos para cambiar sus productos por unos sustitutos, la opción de reducir la vida de un producto de forma artificial deja de tener sentido. Es más, en un mercado de competencia, el que un producto tenga una vida media más duradera, genera incentivos para que los usuarios los elijan por encima de los de la competencia (p.e., Apple actualizando un móviles con más de 4 años).

Es la percepción del producto lo que influyen en que se vea lento o desfasado cuando hay otro mejor.

¿Hace Apple más lentos los iPhones cada año? No. No tiene que hacerlo. La mejor forma de convencer al consumidor de que su producto es obsoleto cuando no lo es, es poner en el mercado un nuevo producto que realmente quieran. Un producto que no genera un salto lo suficiente grande como para ser disruptivo pero sí introduca una serie de mejoras experimentales para que la percepción del consumidor le genere una necesidad inherente a cambiarlo por el nuevo. Para que pase de amar a odiar al dispositivo en el mismo momento que el nuevo llegue al mercado.

La obsolescencia planificada, de hecho, no tiene que ver con limitar el dispositivo para que tenga un vida más corta. El términos, acuñado por el diseñador industrial Brooks Stevens en 1954 en su conferencia en Minneapolis: “inculcar en el comprador el deseo de poseer algo un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo que es necesario”.

Tu iPhone no es más lento porque Apple quiere que te compres el nuevo. Es más lento porque el paso del tiempo pasa para todos. Y más en el software. Tu iPhone te parece más lento porque el pedal de la innovación genera esa percepción. Supéralo.

About the author : Karla Samaniego